10 – El viejo cementerio

 

 

Antes de la Revolución Francesa, los difuntos solían ser enterrados en fosas comunes. Bajo el Imperio napoleónico, el decreto del 23 de mayo del año 12 (12 de junio de 1804) impone que «cada inhumación tendrá lugar en una fosa separada que se llenará de tierra bien pisada ».

A partir de 1840 se desarrolla la práctica de las concesiones.

Largas o perpetuas, se reservan en primer lugar a la élite y luego se generalizan en todos los sectores de la sociedad.

Característico de finales del siglo XIX, el antiguo cementerio presenta hermosas sepulturas de piedra caliza. Primer cementerio del municipio, alberga a los miembros de las antiguas familias de Venelles

Su localización corresponde al artículo 3 del Decreto relativo a la inhumación, que dispone que se elegirán preferentemente los terrenos más elevados y expuestos al norte; se cercarán de muros de al menos dos metros de altura. Se plantarán allí, tomando las precauciones adecuadas para no obstaculizar la circulación del aire. »

La arquitectura del cementerio

El cementerio está concebido en restanques o «bancau», clases de terrazas sostenidas por un muro de piedra.

Está compuesto mayoritariamente por estelas de piedra caliza tallada, ricamente adornadas con medallones, coronas y otros elementos simbólicos.

En su centro también se erige un monumento a los muertos.

En los dos primeros cojinetes hay lápidas rodeadas de una barandilla de hierro. A veces se levanta una llama metálica que evoca la vida. Algunas sepulturas están delimitadas por mojones y cadenas que las separan del dominio profano. Finalmente, encontramos una tumba que se presenta en forma de una pequeña capilla.

Photo cimetière Venelles-le-Haut

Photo cimetière Venelles-le-Haut